Costa Rica: La Lucha Continúa contra el TLC

Date:

Una mirada libertaria sobre la gran lucha del pueblo costarricense en contra del TLC.Desde el mismo momento que se iniciaron las “negociaciones” del TLC entre USA y Centroamérica y República Dominicana, en Costa Rica empezaron los cuestionamientos a dicho tratado y estos no han cesado hasta el día de hoy. Llama la atención que Costa Rica, país sin ejército (formalmente), sin una “izquierda” fuerte (como El Salvador y Nicaragua), sea el único país centroamericano cuyo parlamento no ha ratificado dicho TLC. Y llama, aún más la atención, que la lucha, contra el mal llamado TLC (en verdad imposición imperial de USA para controlar económica, política y militarmente la región) impulsada por el movimiento social, cada día crece más, a pesar de las amenazas, la intimidación, la represión policíaca y la política dictatorial, del gobierno del “Premio Nobel de la Paz”, Óscar Arias.

Las denuncias constantes contra esta imposición imperial empezaron, como señalé, desde que se iniciaron las negociaciones: que este conllevaría la privatización de los servicios públicos (electricidad, comunicaciones, salud, agua, seguros, y demás), la destrucción de la economía campesina y de la pequeña y mediana empresa industrial, la entrega de los recursos naturales (en especial del agua) y demás atrocidades neoliberales. Desde el principio se señalaron las principales asimetrías: la protección de la inversión extranjera (el trato de iguales), el nivel del tratado en el ordenamiento jurídico de USA y de Centroamérica (allá, un simple convenio, debajo de las leyes; aquí, un tratado, sobre las leyes nacionales), la actividad agropecuaria norteamericana subsidiada frente a una actividad agropecuaria sin ningún tipo de estímulo en nuestros países, y demás. Cuando dicho Tratado se firmó, inmediatamente la respuesta de la intelectualidad fue de rechazo contundente. Se han escrito diversos libros en contra de esta imposición, se han realizado varios documentales, se ha difundido entre la población un análisis crítico de las implicaciones del Tratado en la vida de nuestros países, se han realizado diversas actividades de divulgación de los alcances de dicho Tratado. Por lo que aquí se puede afirmar que existe un mayor conocimiento sobre el mismo. Mientras que en el resto de Centroamérica, sus parlamentos lo han aprobado prácticamente sin haberlo leído. En esta lucha se han formado distintas instancias de lucha, primero la Comisión Nacional de Enlace, conformada por intelectuales y algunos políticos veteranos. Luego, ante la presión del movimiento social de base, la Coordinadora Nacional de Lucha contra el TLC, donde se reúnen las principales organizaciones sociales del país. Esta lucha, contra la imposición imperial, se ha llevado a cabo a todos los niveles: poder legislativo, poder judicial, en los campos, en las ciudades; lo que ha impedido una ratificación pronta por parte del legislativo. Todo esto, a pesar de que los grandes medios de comunicación masivos, continuamente despliegan una feroz campaña a favor del TLC, cuyo eje central es la mentira de que ese tratado va a generar empleo. Claro, en un país en donde el problema del empleo es demasiado grave, el anzuelo fue bien seleccionado. Ni siquiera la política del actual gobierno ilegítimo de Arias, que reiteradamente ha dicho que el Tratado se aprobará, ha podido detener este movimiento. Este gobierno es ilegítimo, pues la Sala Constitucional derogó la prohibición de la reelección presidencial constitucional, para hacerlo posible, con la complicidad de los grandes medios de prensa controlados por el gran capital financiero. Además, en las elecciones este gobierno “gana” con solo el voto del 25% del padrón electoral, o sea que la mayoría votó en contra o se abstuvo de votar. El resultado de las elecciones fue claro en cuanto a la manifestación mayoritaria contra el TLC, ya que Arias era el único candidato “mayoritario” que lo defendía.

Las principales manifestaciones callejeras, como la del 17 de noviembre del año pasado, con una participación masiva en la capital San José, o la del 24 de octubre de este año, equivalente a la anterior manifestación en San José, pero con la particularidad de que también se realizaron, ese mismo día, manifestaciones en las capitales de provincias y en las principales ciudades del país; han sido invisibilizadas al interior del país. De allí la importancia de que a nivel internacional sea divulgada su verdadera magnitud. Así como la manifestación del 8 de mayo de este año, día en que asumió el gobierno ilegítimo de Arias, la cual fue la más grande de los últimos años en la toma de poder de un gobierno. Esto significa que el movimiento social se está desarrollando de manera importante en todo el país. Además de las manifestaciones callejeras, en las zonas rurales de este país, el campesinado, hombres y mujeres, están desarrollando proyectos productivos autogestionarios y comunitarios, orientados hacia el autoconsumo, lo que permite enfrentar los efectos del TLC, al largo plazo y en la vida cotidiana. Esto hace que la lucha contra el TLC se convierta en un verdadero frente en contra de las políticas neoliberales y la globalización, con amplia participación de la mayoría de la población. Sin embargo, se debe aclarar que, al interior del movimiento contra esta imposición imperial, la situación no es de homogeneidad, pues allí se encuentran desde sectores que propugnan por una “renegociación” del Tratado, o una política de concertación con el gobierno, hasta sectores que consideran esta lucha como un simple eje táctico del movimiento social, es decir, un paso hacia la transformación del actual modelo de subdesarrollo. Lo cual ha provocado alguna polarización entre los sectores que defienden la “institucionalidad” del país (aún con su forma corrupta de funcionar), principalmente la burocracia sindical y la seudo oposición política, y los sectores que ven en esta lucha una oportunidad para agitar las banderas del cambio social. Esto demuestra las posibilidades que tiene el desarrollo de este movimiento contra el TLC. Los sectores más consecuentes con la concepción de la lucha contra el TLC como un simple eje táctico, se agrupan en la Central General de Trabajadores (CGT), la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica (FEUCR), la Asamblea del Pueblo y los grupos que apoyan la construcción de la Federación Anarquista Costarricense (FAC).

Es importante que el mundo esté atento a lo que ocurra en los meses venideros en Costa Rica, dado que el gobierno fascistoide e ilegítimo de Arias, disfrazado de democrático y de “nobel de la paz”, ha demostrado que está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias por aprobar este Tratado. Ya la represión se ha ejecutado en diversos puntos del país, la intimidación a través de juicios penales contra dirigentes sociales ha continuado, el reforzamiento del aparato policíaco a todo nivel es cada vez más evidente. Creo que el pueblo de Costa Rica a de menester el apoyo y la solidaridad internacional en las próximas jornadas de lucha que se avecinan.

Jorge Castillo Arias

Para mayor información ingrese a www.asambleadelpueblocr.org, o escriba a la_libertadcr@yahoo.com, o a jorcastari@yahoo.com.
 


Liberación 1 - Boletín Internacional en Castellano del WSM - http://www.wsm.ie/story/1471

[bajar Liberación en formato PDF]

Like what you're reading?
Find out when we publish more via the
WSM Facebook
& WSM Twitter